Política de privacidad

Existen dos tipos generales de financiación: financiación propia y financiación ajena.

La Financiación propia serían aquellos recursos monetarios de los que dispone de partida el emprendedor. También se incluirían en este apartado todos aquellos recursos que sean aportados por terceros sin que exista una exigencia de ser devueltos: este sería el caso de las subvenciones.

Por otro lado, hablaríamos de financiación externa para referirnos a los recursos monetarios que son aportados por terceros : Créditos oficiales y privados, así como modelos de financiación como son el leasing, factoring, por proveedores o acreedores, entrarían en este apartado.

En un nivel diferente situaríamos los modelos gestionados por otras entidades financieras como es el caso de las Sociedades de Garantía Recíproca o las Sociedades de Capital Riesgo. Lo más importante al inicio de de un negocio, saber de qué recursos propios se dispone y definir cuánto voy a necesitar para financiar mi actividad. Un vez definida las necesidades financieras y el destino de las mismas, escoger la fuente de financiación más adecuada.


Buscar noticias

Tus respuestas