Política de privacidad

Los más habituales son los siguientes: seguro de responsabilidad civil, seguro de baja laboral, seguro de accidentes para trabajadores, seguro de salud, y un seguro de automóviles

Seguro de responsabilidad civil: cuando vamos a tener un local abierto al público (por ejemplo, un bar, una peluquería, o cualquier comercio) es obligatorio tener un seguro de Responsabilidad Civil. Este seguro tiene como fin proteger al autónomo frente a los daños y perjuicios que su profesión pueda ocasionar a terceros.

Seguro de baja laboral y accidentes: el autónomo que cotiza por la base mínima tiene un subsidio muy reducido en caso de incapacidad temporal y nulo en el caso del desempleo si no cotiza la cuota adicional por cese de actividad. Por tanto, si tenemos algún percance, accidente o enfermedad que nos obligue a cesar en nuestra actividad durante un determinado periodo de tiempo, es aconsejable contratar un seguro de baja laboral, que nos permitirá mantener cierto nivel de ingresos hasta que podamos reincorporarnos.

Seguro de accidentes para trabajadores: Si vamos a tener empleados, tenemos que revisar el convenio colectivo vigente, pues éste nos puede obligar a tener que contratar un seguro.

Seguro de salud: Como sabemos cuándo trabajamos como autónomo a veces no nos podemos permitir caer enfermo, y la incapacidad laboral que ello conlleva no siempre ofrece soluciones eficaces (listas de espera, horarios), con lo cual la alternativa privada es algo a tener en cuenta. Además son desgravables las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el autónomo para sí mismo, su cónyuge o hijos menores de 25 que convivan en el domicilio familiar, con un máximo de 500 euros por persona.

Seguro de automóviles: Es un seguro obligatorio si el autónomo posee un automóvil.


Buscar noticias

Noticias recientes